Espléndida reseña, aquí.

Ignacio Peyró