Antonio J. Ubero escribe con entusiasmo de Comimos y bebimos: «es reconfortante hallar una lectura tan vital y cautivadora (…) el lector va de sorpresa en sorpresa con una sonrisa en la boca (…) es un derroche de erudición y destreza narrativa para constuir un artefacto que resuma una ironía finísima (…) es un relato vigoroso, divertido y elegantísimo (…) con una prosa maravillosamente añeja, nutricia, exigente aunque diáfana, de una extraordinaria musicalidad y embriagada de un lenguaje certero».

 

Ignacio Peyró
Últimas entradas de Ignacio Peyró (ver todo)